Recen por los cristianos en Irak, y para que las personas de todas las religiones en la tierra de Abraham puedan vivir en paz. 

Reflexionen

La visita del Papa Francisco a Irak del 5 al 8 de marzo de 2021 representó un hito histórico para los cristianos y Oriente Medio. La presencia cristiana en Irak ha disminuido de un máximo estimado de 1.4 millones a menos de 300,000. La presencia del Santo Padre fue una afirmación muy necesaria de su amor por este pueblo asediado y un llamado a la armonía interreligiosa. El Papa Francisco se reunió en privado con el gran ayatolá Ali al-Sistani, líder de la población musulmana chiita de Irak, para tender puentes de diálogo fraternal y entendimiento interreligioso. Pero la mayor parte de esta visita fue para expresar la solidaridad con los cristianos. En Bagdad, el Santo Padre celebró una misa en la catedral siro-católica de Nuestra Señora de la Salvación, escenario de un horrible atentado perpetrado por extremistas en 2010, que mataron a dos sacerdotes y tomaron como rehenes a 150 fieles, dejando decenas de fieles y policías muertos y aún más heridos y mutilados. Este ataque fue un presagio de la brutalidad que se extendió por el norte de Irak cuando el ISIS tomó el control en el periodo de 2014 a 2017. El ISIS tomó como objetivo a las minorías religiosas, atacando iglesias, secuestrando sacerdotes y obispos para pedir rescate, secuestrando a mujeres y niñas para convertirlas a la fuerza o venderlas como esclavas, y destruyendo propiedades. Hoy en día, aunque el ISIS fue derrotado, la amenaza de los extremistas permanece, ya que los cristianos que regresan a Mosul y a las llanuras de Nínive a menudo siguen siendo objeto de acoso, intimidación y extorsión; la tarea de reconstrucción es abrumadora. En diciembre de 2020, al hablar de este histórico viaje a Irak, el Papa Francisco dijo: “Debemos trabajar para que la presencia cristiana en estas tierras siga siendo lo que siempre ha sido: un signo de paz, progreso, desarrollo y reconciliación entre los pueblos”.

Actúen

Varios organismos católicos internacionales están proporcionando ayuda humanitaria a los millones de personas afectadas y desplazadas por estos conflictos en Irak. Puede unirse a estos esfuerzos donando al Knights of Columbus Persecuted Christian fund (Fondo de los Caballeros de Colón para los Cristianos Refugiados). ¡Apoyen hoy a nuestros hermanos y hermanas de Oriente Medio!