Miembros de la comunidad católica y personas de buena voluntad de por todo el país observará un Día de Oración y Ayuno por la protección legal de los niños por nacer el 22 de enero, el 48 aniversario de la decisión Roe v. Wade de la Corte Suprema que legalizó el aborto en los Estados Unidos.

Los obispos católicos de New Jersey, incluyéndole al obispo David M. O’Connell, C.M., de la Diócesis de Trenton, formalmente reconocieron esta ocasión especial en una carta publicada el 5 de enero en que escribieron: “Al marcar este evento trágico de la historia de nuestro país, recordamos a los millones de vidas que hemos perdido al aborto y oremos por las madres y padres que siguen sufriendo los efectos trágicos.

“La Iglesia Católica se compromete a proteger toda vida desde la concepción hasta la muerte natural. Trabajaremos fuertemente para asegurar que las leyes de nuestro estado y país protejan y defiendan a la dignidad intrínseca de todas personas”. Para ver la carta completa, pulse AQUÍ.

El obispo O’Connell urgió a su rebaño participar en esta observancia piadosa, y pidió a las parroquias de los condados de Burlington, Mercer, Monmouth y Ocean celebrar Misas por esta intención. El evento es parte de una campaña de oración por el mes entero por el fin al aborto, que también incluye orar el Rosario diariamente; una Novena a San José por el fin del aborto, y una Misa virtual de acción de gracias a Dios por el regalo de la vida humana, celebrada por el obispo, que será transmitida el 29 de enero en lugar de la Marcha por la Vida en Washington, D.C. este año. Pulse AQUÍ para más detalles sobre la campaña de oración.

En Trenton, la Catedral Santa María de la Asunción celebrará una Misa el 22 de enero a las 9:30am. El monseñor José Roldán, rector y celebrante principal, invita a las personas que asistirán en el Rally por la Vida a comenzar su día con la Misa. El rally pacifico, coordinado por New Jersey Right to Life, se llevará a cabo afuera del State House Annex a las 11am. Para la Misa en la Catedral, tomarán las temperaturas de los participantes al entrar; se requiere llevar mascarillas puestas y habrá que mantener el distanciamiento social. La Catedral está en 151 N. Warren St.