La Diócesis de Trenton se une a las otras diócesis católicas de New Jersey en seguir nuestro alcance a víctimas de abuso sexual por el clero. Nuestra meta ha sido y sigue siendo ofrecer sanación y justicia a las personas que han sido abusadas sexualmente cuando fueran menores de edad y, a la vez, proveer cada esfuerzo para proteger a nuestros niños y prevenir que el abuso pase de nuevo dentro de la Iglesia Católica y sus instituciones.

Tristemente, el abuso sexual de menores es un problema que se ha metido en las familias y en casi cada estructura social e institución en nuestra cultura, mucho más allá que la Iglesia Católica. Por su parte, la Diócesis de Trenton sigue siendo absoluto en su compromiso a apoyar a víctimas en su sanación (sin importar la duración entre el abuso alegado y cuando se lleva a la luz); para sacar del ministerio a los abusadores acusados creíblemente, y restaurar un sentido de seguridad y bienestar a todos dentro de la comunidad católica. También seguimos honrando nuestra obligación de reportar todas las alegaciones que recibimos a las autoridades policiales y cooperar en cualquier investigación que las autoridades policiales conduzcan. Que el Señor siga guiando nuestros esfuerzos.