Foto por CNS/Bob Roller
Foto por CNS/Bob Roller

Los obispos estadounidenses aprobaron su documento sobre la Eucaristía el 17 de noviembre con 222 votos a favor.

Su aprobación vino un día después de su discusión sobre el documento – una discusión que tuvo un tono muy diferente que su debate previo sobre lo que el documento podría contener en su asamblea de hace cinco meses.

En esa reunión de junio, un gran enfoque tuvo que ver con la idea de negar la Santa Comunión a políticos católicos que defienden el aborto.

Algunos obispos dijeron que el documento hubiera contenido un regaño del presidente Joseph Biden, el segundo presidente católico de la nación, por sus acciones recientes en proteger y expandir el acceso al aborto. Otros obispos advirtieron que eso haría que se viera a los obispos como una fuerza partidaria durante un tiempo de divisiones amargas de por el país.

El documento que discutieron y aprobaron – con ocho votos en contra y tres abstenciones – no específicamente desafía a líderes políticos católicos, pero explica con claridad la seriedad del Sacramento.

La discusión justo antes de la votación se enfocó en unas palabras del documento. Después de comentarios de obispos participantes de la asamblea, aprobaron unas enmiendas específicas.

Como punto de discusión, el arzobispo Joseph F. Naumann de Kansas City, Kansas, el director saliente del comité provida, estresó que los prelados no debieran olvidarse de su responsabilidad de “cuidar las almas” de los políticos que públicamente no apoyan la enseñanza católica sobre el aborto.

El documento sobre la Eucaristía declara: “Uno no debe celebrar la Misa ni recibir la Santa Comunión en el estado de pecado mortal sin haber buscado el Sacramento de Reconciliación y recibido absolución”.

También dice que, si algún católico en su vida personal rechaza, de manera consciente y obstinada, las doctrinas de la Iglesia o su enseñanza sobre asuntos morales, esa persona debe abstenerse de recibir la Comunión porque “puede que escandalice a otros”.

Al final de la discusión de los obispos sobre el documento en su reunión de junio, el obispo Kevin C. Rhoades de Fort Wayne-South Bend, indiana, director del comité de la doctrina, dijo que el borrador no se enfocaría en negar la Comunión de personas, sino que enfatizaría la importancia del Sacramento.

En su presentación del 16 de noviembre del documento de 26 páginas titulado “El misterio de la Eucaristía en la vida de la Iglesia”, el obispo Rhoades dijo que “se dirige a la doctrina fundamental sobre la Eucaristía que la Iglesia necesitar recuperar y reavivar”.

En su presentación breve a los obispos estadounidenses, seguida por unos comentarios de la asamblea, el obispo Rhoades dijo que el documento se dirige a todos los católicos de los Estados Unidos y “pretende explicar la centralidad de la Eucaristía en la vida de la Iglesia”.

También comentó que la esperanza es que sea una contribución teológica al plan estratégico de los obispos y a la renovación Eucarística que están planificando “por proveer un recurso doctrinal a las parroquias, catequistas y fieles”.

“El documento está escrito hermosamente”, comentó el obispo David M. O’Connell, C.M., quien asistió a la reunión otoñal. “Fue el resultado de mucho dialogo y debate entre los obispos estadounidenses. Por supuesto, nunca se podría agotar “el misterio” ni incluir cada aspecto del misterio Eucarístico en cualquier documento”.

El documento explica que la importancia de la Comunión, realmente un regalo, y se respalda con referencias de las Escrituras, oraciones de la Iglesia, documentos del Segundo Concilio Vaticano. También explica, citando palabras de los santos, el cómo la Santa Comunión no es ningún símbolo, sino que es la presencia verdadera de Cristo.

Esta transformación de pan y vino en el cuerpo y la sangre de Cristo, dice el documento, es “uno de los misterios centrales de la fe católica” que sirve como una “puerta por la cual nosotros, como los santos y místicos anteriores, podemos pasar a una percepción más profunda” de la presencia de Dios.

Nota que el documento del Segundo Concilio Vaticano “Lumen Gentium” (La Constitución Dogmática sobre la Iglesia) describe que la Eucaristía es la “cima y fuente de la vida cristiana”. Expone que mientras los católicos mejor comprenden lo que significa la Eucaristía, más deben participar en la Misa y también alcanzar a los necesitados, citando el Catecismo de la Iglesia Católica que dice: “La Eucaristía nos compromete a los pobres”.

El documento concluye con ejemplos de santos quienes se transformaron por haber recibido a la Eucaristía y su profunda comprensión de lo que significa.

Esta declaración, muy llena de citas a otras escrituras, también tiene un mensaje pastoral que insta a quienes han dejado a la Iglesia a volver. Ata esta vuelta a la Iglesia con la Eucaristía con las palabras de Santa Teresa de Kolkata quien dijo: “Una vez que conoces a la Eucaristía, nunca puedes dejar a la Iglesia. No porque la Iglesia no lo permite sino porque tu corazón no te lo dejará hacer”.