La conferencia diocesana juvenil anual (DYC por sus siglas en inglés) trata de ayudar a los jóvenes a crear conexiones – con Dios y entre ellos mismos a través de unirlos de las parroquias de toda la Diócesis.

Y, para el 2021, se puede lograr esas conexiones con un solo clic.

“En un tiempo en que tantas cosas se han cancelado, decidimos hace tiempo que la DYC se llevaría a cabo sin duda, aunque tuviéramos que hacerlo de manera virtual”, dijo Dan Waddington, director del departamento diocesano de ministerios de jóvenes y jóvenes adultos. “DYC es un evento importante cada año porque reúne a la Iglesia joven de nuestra Diócesis [para que puedan] conectarse entre ellos mismos y, más importante todavía, con Jesús de manera poderosa. Este año, esas metas son más importantes que nunca”.

La DYC 2021, programada para el 6 de febrero de 3 a 5 de la tarde, se transmitirá por las plataformas multimedios diocesanos, incluyendo el canal diocesano de Youtube. Abierta a jóvenes de grados 8-12, la DYC incluirá una presentación central, oración, juegos y discusiones interactivos y una Misa pre-grabada por el obispo David M. O’Connell, C.M. Para inscribirse, visite a dioceseoftrenton.org/youthministry.

Waddington explicó que el tema de la DYC 2021, “La Búsqueda”, fue inspirada por el Evangelio de ese fin de semana, Marcos 1:29-39, pero específicamente el versículo 37: “Todos te buscan”.

“Por todo el 2020, nuestro mundo ha estado de búsqueda … por la paz, por una cura del COVID-19, por la justicia social, la estabilidad y tantas otras cosas”, dijo. “A la vez, muchos de nuestros jóvenes han buscado un sentido de la normalidad mientras lamentan la perdida de tiempo con amigos y familia, especialmente los eventos e hitos escolares, y en algunos casos, la perdida de personas queridas. Todos terminamos buscando un sentido de seguridad.

“Nuestra meta es ayudar a nuestros jóvenes recordar que no están solos”, siguió Waddington. “A pesar de lo difícil que haya sido el 2020 y el principio del 2021, Jesús nos dice que nos acerca a través de nuestras necesidades, y que, con él presente, no hay nada que no podemos confrontar. Espero que nuestros jóvenes saldrán de la DYC conscientes de que tienen la oración y una fuerza que pueden sacar de nuestra fe, y buscar a Jesús en todas cosas, especialmente cuando la vida sea aún más difícil”.