Se insta a los católicos de por el estado y el país firmar una petición digital impulsando al Congreso a proteger que los pagadores de impuestos tengan que apoyar abortos elegidos económicamente.

“Durante un tiempo cuando nuestro país está viviendo mayor desempleo, una crisis posible de viviendas, inseguridad de comida y que está recuperándose de la pandemia del COVID-19, uno debe cuestionarse de por qué algunos en el Congreso está trabajando para alocar billones de dólares de impuestos para el pago de abortos cuando este dinero puede ayudar a personas luchando para alcanzar las necesidades básicas”, dijo James King, director ejecutivo de la Conferencia Católica de New Jersey (conocida por sus siglas en inglés NJCC), el ramo de política publica de los obispos católicos del estado.

El asunto cuestionable es la falta de varias protecciones duraderas provida en el presupuesto propuesto de $6 trillones para al año fiscal del 2022, una de las cuales es la Enmienda Hyde. Hyde prohíbe el uso de fondos federales para cubrir costos de abortos o financiar planes de seguro de salud que cubren abortos menos que en casos de violación, el incesto o cuando la vida de la mujer esté en peligro.

La enmienda, que se convirtió en ley en el 1976, ha estado promulgada en presupuestos cada año desde su aprobación. Estuvo excluida del Plan de Rescate Estadounidense del presidente Biden de $1.9 trillones que firmó como ley en marzo y de nuevo en el presupuesto propuesto federal compartido el 28 de mayo.

Actualmente, el comité de apropiaciones de Cámara de Representantes de EE. UU. está prestando atención a Hyde y otras legislaciones provida. Al fin de mes, hablará de estas con la plena cámara.

Para firmar la petición en línea, votantes pueden visitar la página web de la NJCC. Además, la Conferencia de Obispos Católicos pide a los fieles escribir a sus representantes en el Congreso y ha provisto una carta básica que se puede usar en la página web de la USCCB o por el enlace a las alertas de acciones de la conferencia.

“La prohibición del uso posible de apoyo financiero de los impuestos para abortos elegidos es una política que tiene consenso y que está apoyada por la mayoría de los estadounidenses”, dijeron el arzobispo Joseph F. Naumann, director del comité de actividades provida de la USCCB, y el obispo David J. Malloy, director del comité de justicia y paz internacional, en una declaración unida.

Según las estadísticas, más de 2.4 millones de personas están vivas hoy en día gracias a Hyde y otras leyes semejantes.

En una carta el 1 de julio al presidente Biden, 172 miembros de la Cámara de Representantes de EE. UU. escribieron que eliminar a la Enmienda Hyde “es una ofensa a la mayoría de los estadounidenses que no quieren que se usa sus impuestos para financiar el aborto en demanda que resulta en la muerta de niños en el vientre”.

Además que Hyde, el presupuesto propuesto también aumenta financiamiento para los proveedores del aborto – domésticamente por Title X e internacionalmente por el fondo de la población de las Naciones Unidas, conocido por sus siglas en inglés UNFPA. El presupuesto también revocaría las enmiendas Dorman y Smith que protegerían a los pagadores de impuestos de estar impulsados a financiar abortos en el Distrito de Columbia y dentro del programa de beneficios de salud federal de empleados.

La Enmienda Smith, promulgada en el 1983, está nombrada por su patrocinador, el representante Chris Smith de New Jersey. Un republicano católico y codirector de la camarilla provida del congreso, el representante Smith ha copatrocinado una legislación desde hace 2011 que haría que la Enmienda Hyde fuera permanente.

El representante Smith pertenece a la Diócesis de Trenton y es feligrés de la Parroquia San Gregorio el Mayor en Hamilton Square.

 

Catholic News Service contribuyó a este reportaje.

Jennifer Mauro es directora editorial del periódico Catholic Star Herald en la Diócesis de Camden.