Caridades Católicas Diócesis de Trenton tiene un papel clave en la lucha seguida en contra el COVID-19, con un enfoque particular de educar, facilitar pruebas, el rastreo de contactos y apoyo para las vacunas a las poblaciones no servidas, incluyendo a las comunidades latinas, negras e inmigrantes.

Como parte de ese rol, la organización diocesana de servicios sociales está colaborando con parroquias de la Diócesis de Trenton. El alcance parroquial es significante, dijo Marlene Laó-Collins, directora ejecutiva de CCDOT, especialmente en cuanto el alcance a las poblaciones menos servidas en cuanto el apoyo con el COVID-19.

“La confianza que tienen los inmigrantes para las parroquias y la Iglesia, yo creo, es una transición natural que traen de sus tierras natales donde la Iglesia les era un lugar de confianza que proveía alimento espiritual, y muy a menudo, también obras corporales de la misericordia para apoyar al pueblo en momentos difíciles”, dijo Laó-Collins. “La participación de su sacerdote o algún laico conocido de su parroquia ayudará mucho para que la comunidad responda positivamente”.

El departamento estatal de la salud alistó a CCDOT para trabajar junto con el Consorcio Central Jersey Family Health además de organizaciones locales incluyendo a LALDEF (Latin American Legal Defense and Education Fund) y más. Con $100,000 de financiamiento, Caridades Católicas está colaborando para desarrollar e implementar comunicaciones sobre la salud y estrategias para involucrar a la comunidad, además que la administración de llevar a cabo pruebas y vacunas del COVID-19.

“Escogieron a Caridades Católicas Diócesis de Trenton para este trabajo porque tenemos un conocimiento fuerte de las necesidades de los más vulnerables de nuestras comunidades”, dijo Susan Loughery, directora ejecutiva asociada y directora de operaciones. “Por toda la pandemia, nos hemos mantenido abiertos y operativos, proveyendo servicios como comida, alojamiento, servicios para responder a crisis de violencia doméstica, salud mental, tratamiento de adicciones y cuidado integrado de salud”.

Ella añadió que Caridades Católicas ha estado colaborando con la agencia federal de Emergency Management (Administración de Emergencias) y su iniciativa Esperanza y Sanación para llevar a cabo el alcance comunitario y que sus equipos enfermeros están haciendo visitas a casa.

“Hemos aprendido tanto sobre las mayores necesidades de quienes servimos como resultado de la pandemia”, dijo ella.

La iniciativa incluye la creación de una “red comunitaria del COVID” bilingüe y multicultural de trabajadores de salud entrenados por el instituto New Jersey Department of Health Colette Lamothe-Galette Community Health Worker.

“Estamos trabajando con el instituto para desarrollar un programa de aprendizaje de entrenamiento para trabajadores de salud y campeones comunitarios, que son claves en la lucha en contra del COVID-19”, dijo Loughery. “Adicionalmente, unos de nuestro personal estarán certificados como trabajadores comunitarios de salud con Ocean County College. Muchos de los trabajadores comunitarios de salud son bilingües y representantes confiados de las comunidades en que trabajan”.

En Caridades Católicas El Centro, que sirve a la comunidad latina de Trenton y sus alrededores, el personal ha montado una habitación virtual para examinaciones médicas. También cuentan con técnicos médicos, enfermeras, trabajadores comunitarios de salud y personal para crisis de salud mental para responder a las necesidades de la comunidad.

 “Hay mucha desconfianza en la comunidad latina sobre si información personal que comparten para preinscribirse para las vacunas estará distribuida a entidades gubernamentales”, dijo Roberto Hernández, director de El Centro. “Por eso tenerlo aquí en El Centro es tan importante – porque la comunidad confía de nosotros. Las personas confían en El Centro y Caridades Católicas. Hemos estado en la comunidad desde hace muchos años, proveyendo todo tipo de servicios”.

Caridades Católicas también arrancará grupos de bienestar para proveer educación comunitaria y trabajar con las personas más vulnerables y difíciles de encontrar a través de visitas a casa, ofreciendo apoyo en varios idiomas.

El programa también incluirá sitios para pruebas y vacunas del COVID-19 además de talleres para preguntas y respuestas y habitaciones virtuales médicas en lugares de por la Diócesis.

“Nuestro trabajo en CCDOT refleja los principios de la Doctrina Social de la Iglesia, y entonces, nuestras puertas siempre están abiertas a quienes nos necesiten”, dijo Loughery. “Mantenemos enlaces fuertes con hospitales, centros de salud, y entidades de servicios sociales para reducir las desigualdades, mejorar vidas y avanzar resultados para determinantes de la salud. … Hay una sinergia tremenda entre el trabajo que hacemos actualmente y esta iniciativa pública de salud”.

Caridades Católicas ha empezado a conectar con comunidades parroquiales de por la Diócesis, con unas 57 parroquias que tienen enlaces en sus sitios web, unas 72 con avisos en los boletines y otras 24 parroquias que, en la primera semana de la iniciativa, han inscrito a más de 1,700 individuales para un evento de la administración de la vacuna en la Catedral Santa María de la Asunción en Trenton.

Además, CCDOT espera comunicarse con las 18 parroquias de la Diócesis de Trenton designadas como Centros del Ministerio Hispano que podrían ayudar a esta iniciativa.