El papa Francisco saluda al cardenal Marc Ouellet, prefecto de la Congregación de Obispos, durante el Signo de la Paz en esta foto del 2016.  El cardenal ha anunciado un simposio teológico sobre el sacerdocio en el 2022. Foto CNS/Paul Haring
El papa Francisco saluda al cardenal Marc Ouellet, prefecto de la Congregación de Obispos, durante el Signo de la Paz en esta foto del 2016. El cardenal ha anunciado un simposio teológico sobre el sacerdocio en el 2022. Foto CNS/Paul Haring

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) – Aumentar las vocaciones al sacerdocio, mejorar la forma en que los laicos y sacerdotes trabajan juntos, y garantizar que el servicio -- no el poder -- sea lo que motive cada petición de ordenación, pueden ser los posibles resultados de un importante simposio que está planificando el Vaticano en febrero de 2022.

"Un simposio teológico no pretende ofrecer soluciones prácticas a todos los problemas pastorales y misioneros de la iglesia, pero puede ayudarnos a profundizar en el fundamento de la misión de la iglesia", expresó el cardenal Marc Ouellet, prefecto de la Congregación para los Obispos y el jefe organizador del simposio, que está previsto para el 17-19 de febrero de 2022.

El simposio, titulado "Hacia una teología fundamental del sacerdocio", busca fomentar una comprensión del sacerdocio ministerial que tiene sus raíces en el sacerdocio de todos los creyentes conferido en el bautismo, alejándose de la idea de que el ministro ordenado pertenece al "poder eclesiástico", señaló el cardenal en una conferencia de prensa el 12 de abril.

Este encuentro de tres días, dijo el cardenal, está dirigido específicamente a obispos y delegaciones de teólogos y personal vocacional de todos los países, aunque estará abierto a otros teólogos y personas interesadas en el tema.

La relación entre el bautismo y el ministro ordenado precisa un mayor énfasis hoy, manifestó el cardenal Ouellet, pero revisar los fundamentos de una teología del sacerdocio también "conlleva cuestiones ecuménicas que no hay que ignorar, así como los movimientos culturales que cuestionan el lugar de la mujer en la iglesia".

Los recientes sínodos de obispos sobre la familia, sobre los jóvenes, y sobre la iglesia en la Amazonía muestran la urgencia de preguntas en torno al sacerdocio y las relaciones entre personas con diferentes vocaciones en la iglesia, dijo el cardenal.

Michelina Tenace, profesora de teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, está ayudando a organizar el simposio y dijo a los periodistas que volver al bautismo y al sacerdocio de todos los creyentes "no es solo una moda, es la base de toda la vida cristiana".

El escándalo del abuso clerical, continúo diciendo Tenace, hace que las cuestiones de la identidad sacerdotal, el discernimiento vocacional, y la formación sean más urgentes.

El padre Vincent Siret, rector del Pontificio Seminario Francés en Roma, dijo que una reflexión más profunda sobre el sacerdocio, tanto el sacerdocio de todos los bautizados como el sacerdocio ministerial, es esencial para quienes se dedican a la formación de hombres para el sacerdocio.

"La vida bautismal es la vocación humana fundamental y todos deben ejercer el sacerdocio recibido en el bautismo. El ministerio está al servicio de esto", señaló. "Reflexionar sobre la teología fundamental del sacerdocio hará posible el retorno a las justificaciones del celibato sacerdotal y la forma en que este es vivido".