Entre las cosas por las que es más conocido está su devoción a la Sagrada Eucaristía y su aliento a todos los fieles católicos a recibir el Cuerpo y la Sangre de Cristo en la Sagrada Comunión con frecuencia, incluso diariamente --- los cuales la recepción no había sido la práctica común hasta ese momento.  Fue el Papa San Pío X quien también redujo la edad para recibir la Primera Comunión por parte de los niños a los 7 años.

La forma litúrgica de la Misa fue cambiada varias veces en la historia de la Iglesia y fue cambiada nuevamente por el Concilio Vaticano II (1962-65).  Teológicamente, sin embargo, el Concilio Vaticano II contribuyó poco a la forma en que la Iglesia Católica realmente entendió o presentó la Eucaristía en sus enseñanzas oficiales.  La doctrina en sí misma se mantuvo bastante consistente a través de los siglos.

En su Constitución sobre la Sagrada Liturgia Sacrosanctum Concilium (4 de diciembre de 1963), los Padres del Concilio Vaticano II escribieron:

Nuestro Salvador, en la Última Cena, la noche que le traicionaban, instituyó el Sacrificio Eucarístico de su Cuerpo y Sangre, con lo cual iba a perpetuar por los siglos, hasta su vuelta, el Sacrificio de la Cruz y a confiar a su Esposa, la Iglesia, el Memorial de su Muerte y Resurrección: sacramento de piedad, signo de unidad, vínculo de caridad, banquete pascual, en el cual se come a Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la gloria venidera (47).

Aquí vemos grandes "temas eucarísticos" que habían acompañado —no cambiado— el desarrollo de la doctrina eucarística de la Iglesia Católica a lo largo de gran parte de su historia: la Eucaristía como el "sacrificio" del Cuerpo y la Sangre del Señor Jesucristo, continuando el sacrificio de su Cruz; Eucaristía como "sacramento" del amor; La Eucaristía como "vínculo de unidad y caridad"; Eucaristía como "comida pascual"; haciéndose eco de la oración de Santo Tomás de Aquino, Eucaristía como prenda de gloria futura.

Hemos notado anteriormente la referencia a menudo citada en la Constitución Dogmática del Concilio Vaticano II sobre la Iglesia Lumen Gentium (21 de noviembre de 1964):

Participando del sacrificio eucarístico, fuente y cumbre de toda la vida cristiana, ofrecen a Dios la Víctima divina y se ofrecen a sí mismos juntamente con ella. Y así, sea por la oblación o sea por la sagrada comunión, todos tienen en la celebración litúrgica una parte propia, no confusamente, sino cada uno de modo distinto. Más aún, confortados con el cuerpo de Cristo en la sagrada liturgia eucarística, muestran de un modo concreto la unidad del Pueblo de Dios, significada con propiedad y maravillosamente realizada por este augustísimo sacramento (11).

Poco antes de que terminara el Concilio Vaticano II, el Papa San Pablo VI publicó una encíclica sobre la Sagrada Eucaristía titulada Mysterium Fidei (3 de septiembre de 1965).  Allí recordó a la Iglesia Católica su enseñanza consistente sobre la Eucaristía, citando un juramento prescrito por el Papa San Gregorio Magno (540-604):

Creo de corazón y abiertamente confieso que el pan y el vino que se colocan en el altar, por el misterio de la oración sagrada, y por las palabras de nuestro Redentor, se convierten sustancialmente en la verdadera, propia y vivificante carne y sangre de Nuestro Señor Jesucristo, y que después de la consagración está el verdadero cuerpo de Cristo, que nació de la Virgen, y que ofrecido por la salvación del mundo estuvo pendiente de la cruz, y que está sentado a la derecha del Padre; y que está la verdadera sangre de Cristo, que brotó de su costado, y ello no sólo por signo y virtud del sacramento, sino aun en la propiedad de la naturaleza y en la realidad de la sustancia.

El Papa San Pablo VI continuó:

Acorde con estas palabras, dando así admirable ejemplo de la firmeza de la fe católica, está todo cuanto los concilios ecuménicos Lateranense, Constanciense, Florentino y, finalmente, el Tridentino enseñaron de un modo constante sobre el misterio de la conversión eucarística, ya exponiendo la doctrina de la Iglesia, ya condenando los errores.

... Por lo demás, la Iglesia católica, no sólo ha enseñado siempre la fe sobre a presencia del cuerpo y sangre de Cristo en la Eucaristía, sino que la ha vivido también, adorando en todos los tiempos sacramento tan grande con el culto latréutico que tan sólo a Dios es debido. Culto sobre el cual escribe san Agustín: «En esta misma carne [el Señor] ha caminado aquí y esta misma carne nos la ha dado de comer para la salvación; y ninguno come esta carne sin haberla adorado antes..., de modo que no pecamos adorándola; antes al contrario, pecamos si no la adoramos»

...La Iglesia católica rinde este culto latréutico al sacramento eucarístico, no sólo durante la misa, sino también fuera de su celebración, conservando con la máxima diligencia las hostias consagradas, presentándolas a la solemne veneración de los fieles cristianos, llevándolas en procesión con alegría de la multitud del pueblo cristiano.

En 1980, el Papa San Juan Pablo II emitió una carta apostólica "El misterio y el culto de la Eucaristía Dominicae cenae (24 de febrero de 1980)" donde escribió:
Gracias al Concilio nos hemos dado cuenta, con mayor claridad, de esta verdad: como la Iglesia «hace la Eucaristía» así «la Eucaristía construye» la Iglesia; esta verdad está estrechamente unida al misterio del Jueves Santo. La Iglesia ha sido fundada, en cuanto comunidad nueva del Pueblo de Dios, sobre la comunidad apostólica de los Doce que, en la última Cena, han participado del Cuerpo y de la Sangre del Señor bajo las especies del pan y del vino. Cristo les había dicho: «tomad y comed» ... «tomad y bebed». Y ellos, obedeciendo este mandato, han entrado por primera vez en comunión sacramental con el Hijo de Dios, comunión que es prenda de vida eterna. Desde aquel momento hasta el fin de los siglos, la Iglesia se construye mediante la misma comunión con el Hijo de Dios, que es prenda de la Pascua eterna (4).

La doctrina de la Eucaristía, «signo de unidad» y «vínculo de caridad», enseñada por San Pablo, ha sido luego profundizada en los escritos de tantos santos, que son para nosotros un ejemplo vivo de culto eucarístico. Hemos de tener siempre esta realidad ante los ojos y, al mismo tiempo, debemos esforzarnos continuamente para que también nuestra generación añada a esos maravillosos ejemplos del pasado otros ejemplos nuevos, no menos vivos y elocuentes, que reflejen la época a la que pertenecemos (5).

La celebración de la Eucaristía, comenzando por el cenáculo y por el Jueves Santo, tiene una larga historia propia, larga cuanto la historia de la Iglesia (8).

No podemos, ni siquiera por un instante, olvidar que la Eucaristía es un bien peculiar de toda la Iglesia. Es el don más grande que, en el orden de la gracia y del sacramento, el divino Esposo ha ofrecido y ofrece sin cesar a su Esposa. Y, precisamente porque se trata de tal don, todos debemos, con espíritu de fe profunda, dejarnos guiar por el sentido de una responsabilidad verdaderamente cristiana. Un don nos obliga tanto más profundamente porque nos habla, no con la fuerza de un rígido derecho, sino con la fuerza de la confianza personal, y así —sin obligaciones legales— exige correspondencia y gratitud. La Eucaristía es verdaderamente tal don, es tal bien. Debemos permanecer fieles en los pormenores a lo que ella expresa en sí y a lo que nos pide, o sea la acción de gracias (12).

El Papa San Juan Pablo II promulgó el Código de Derecho Canónico revisado tres años más tarde, en 1983. El derecho canónico abordó la Sagrada Eucaristía en el cuarto libro del tratamiento del Código de los Sacramentos, cánones 897-958.  

Can. 897 El sacramento más augusto, en el que se contiene, se ofrece y se recibe al mismo Cristo Nuestro Señor, es la santísima Eucaristía, por la que la Iglesia vive y crece continuamente. El Sacrificio eucarístico, memorial de la muerte y resurrección del Señor, en el cual se perpetúa a lo largo de los siglos el Sacrificio de la cruz, es el culmen y la fuente de todo el culto y de toda la vida cristiana, por el que se significa y realiza la unidad del pueblo de Dios y se lleva a término la edificación del cuerpo de Cristo. Así pues los demás sacramentos y todas las obras eclesiásticas de apostolado se unen estrechamente a la santísima Eucaristía y a ella se ordenan.

Can. 898 Tributen los fieles la máxima veneración a la santísima Eucaristía, tomando parte activa en la celebración del Sacrificio augustísimo, recibiendo este sacramento frecuentemente y con mucha devoción, y dándole culto con suma adoración; los pastores de almas, al exponer la doctrina sobre este sacramento, inculquen diligentemente a los fieles esta obligación.

Can. 899 §1. La celebración eucarística es una acción del mismo Cristo y de la Iglesia, en la cual Cristo Nuestro Señor, substancialmente presente bajo las especies del pan y del vino, por el ministerio del sacerdote, se ofrece a sí mismo a Dios Padre, y se da como alimento espiritual a los fieles unidos a su oblación. .

La legislación de la Iglesia presentada aquí trata en detalle la celebración eucarística, el ministro de la Eucaristía, la participación y recepción de la Eucaristía, los rituales y ceremonias que rodean la celebración de la Eucaristía, el tiempo y el lugar para la celebración eucarística, la reserva y veneración de la Eucaristía y las ofrendas hechas al respecto. Otras normas relacionadas con la Eucaristía también se encuentran en las instrucciones y rúbricas contenidas en las ediciones oficiales de 1970 y 2011 del Misal Romano aprobadas y publicadas por la Santa Sede.

El "Catecismo de la Iglesia Católica (1322-1415)" de 1992 aprobado por el Papa San Juan Pablo II y el posteriormente aprobado y publicado 2005 "Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica (1322-1405)" reflejan de manera catequética gran parte de lo que ya se ha escrito aquí. El "Catecismo" y el "Compendio" describen la Sagrada Eucaristía como "todo el bien espiritual de la Iglesia, es decir, Cristo mismo, nuestra Pascua".
En 2003, el Papa San Juan Pablo II publicó una encíclica sobre la Sagrada Eucaristía en relación para/con la Iglesia, Ecclesia de Eucharistia (17 de abril de 2003), recordando a la Iglesia que

Todo compromiso de santidad, toda acción orientada a realizar la misión de la Iglesia, toda puesta en práctica de planes pastorales, ha de sacar del Misterio eucarístico la fuerza necesaria y se ha de ordenar a él como a su culmen. En la Eucaristía tenemos a Jesús, tenemos su sacrificio redentor, tenemos su resurrección, tenemos el don del Espíritu Santo, tenemos la adoración, la obediencia y el amor al Padre. Si descuidáramos la Eucaristía, ¿cómo podríamos remediar nuestra indigencia? (60)

El año antes de su muerte, el Papa San Juan Pablo II anunció un "Año de la Eucaristía 2004-2005", dedicando todo el año litúrgico a un tiempo especial para la reflexión sobre la Sagrada Eucaristía para culminar con el Sínodo Ordinario de los Obispos en octubre de 2005.  El Papa San Juan Pablo II murió el 2 de abril de 2005.  Su sucesor, el Papa Benedicto XVI, presidió el Sínodo y emitió su "Exhortación Apostólica Postsinodal "Sacramentum Caritatis" el 22 de febrero de 2007.  Escribió Queridos hermanos y hermanas, la Eucaristía es el origen de toda forma de santidad, y todos nosotros estamos llamados a la plenitud de vida en el Espíritu Santo. ¡Cuántos santos han hecho auténtica su propia vida gracias a su piedad eucarística! De san Ignacio de Antioquía a san Agustín, de san Antonio abad a san Benito, de san Francisco de Asís a santo Tomás de Aquino, de santa Clara de Asís a santa Catalina de Siena, de san Pascual Bailón a san Pedro Julián Eymard, de san Alfonso María de Ligorio al beato Carlos de Foucauld, de san Juan María Vianney a santa Teresa de Lisieux, de san Pío de Pietrelcina a la beata Teresa de Calcuta, del beato Piergiorgio Frassati al beato Iván Merz, sólo por citar algunos de los numerosos nombres, la santidad ha tenido siempre su centro en el sacramento de la Eucaristía.
Por eso, es necesario que en la Iglesia se crea realmente, se celebre con devoción y se viva intensamente este santo Misterio. El don de sí mismo que Jesús hace en el Sacramento memorial de su pasión, nos asegura que el culmen de nuestra vida está en la participación en la vida trinitaria, que en él se nos ofrece de manera definitiva y eficaz. La celebración y adoración de la Eucaristía nos permiten acercarnos al amor de Dios y adherirnos personalmente a él hasta unirnos con el Señor amado. El ofrecimiento de nuestra vida, la comunión con toda la comunidad de los creyentes y la solidaridad con cada hombre, son aspectos imprescindibles de la logiké latreía, del culto espiritual, santo y agradable a Dios (cf. Rm 12,1), en el que toda nuestra realidad humana concreta se transforma para su gloria. Invito, pues, a todos los pastores a poner la máxima atención en la promoción de una espiritualidad cristiana auténticamente eucarística. Que los presbíteros, los diáconos y todos los que desempeñan un ministerio eucarístico, reciban siempre de estos mismos servicios, realizados con esmero y preparación constante, fuerza y estímulo para el propio camino personal y comunitario de santificación. Exhorto a todos los laicos, en particular a las familias, a encontrar continuamente en el Sacramento del amor de Cristo la fuerza para transformar la propia vida en un signo auténtico de la presencia del Señor resucitado. Pido a todos los consagrados y consagradas que manifiesten con su propia vida eucarística el esplendor y la belleza de pertenecer totalmente al Señor (94).

El propósito de hacer referencia a todas estas citas es demostrar la continuidad y constancia de la doctrina eucarística de la Iglesia Católica a lo largo de su historia hasta nuestros días, a pesar de algunos intentos heréticos en la historia por parte de los "reformadores" de establecer lo contrario. La creencia de la Iglesia Católica en la Sagrada Eucaristía como el Cuerpo y la Sangre del Señor Jesucristo nunca ha flaqueado.

El 14 de noviembre de 2006, la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos publicó un documento sobre la Sagrada Eucaristía, "Felices los que son llamados a su Cena".  Allí, escribieron los obispos.

Como obispos y pastores de los fieles católicos en los Estados Unidos de América, reconocemos nuestra responsabilidad de nutrir la fe de nuestros hermanos y hermanas católicos en este misterio tan maravilloso --- la Presencia Real de Jesús en la Sagrada Comunión. ... queremos afirmar claramente lo que la Iglesia cree y enseña sobre la Eucaristía y la recepción de la Sagrada Comunión.  También deseamos proporcionar una afirmación clara sobre quién puede recibir la Sagrada Comunión dentro de una celebración eucarística.  Finalmente, queremos recomendar algunas prácticas que todo católico puede usar para prepararse para recibir la Sagrada Comunión de una manera más digna.

En 2021, sin duda impulsado por malentendidos contemporáneos y tergiversaciones de la naturaleza de las doctrinas de la Iglesia Católica de la transubstanciación, Sagrada Comunión y Presencia Real que parecían haberse colado en las creencias expresadas entre algunos de los fieles católicos, así como las controversias que habían surgido sobre la digna recepción de la Sagrada Comunión por parte de algunos funcionarios públicos católicos que habían adoptado posiciones contrarias a las enseñanzas morales de la Iglesia Católica,  la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos revisó las doctrinas Eucarísticas de la Iglesia Católica y emitió otro documento titulado "El misterio de la Eucaristía en la vida de la Iglesia (17 de noviembre de 2021)".  Conscientes de los efectos de la devastadora pandemia de la que el mundo estaba emergiendo, los obispos escribieron:

Las palabras de la liturgia en la noche en que la Iglesia conmemora la institución de la Eucaristía nos hablan de la Misa como representación del sacrificio único de Cristo en la Cruz, la recepción de Cristo verdaderamente presente en el Sacramento de la Eucaristía y los maravillosos efectos de la comunión en aquellos que reciben este don (8).

Esa misma reunión de noviembre estableció la idea de un "Renacimiento Eucarístico" en todo Estados Unidos que tendrá lugar durante los próximos tres años, primero en las diócesis del país (2022-2023), luego en las parroquias de las diversas diócesis (2023-2024) y, finalmente, a nivel nacional (2024-2025), con un Congreso Eucarístico Nacional que se celebrará en Indianápolis del 17 al 21 de julio.  2024. Aquí en la Diócesis de Trenton, la fase diocesana del "Avivamiento Eucarístico" comenzó en la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo (Corpus Christi), 19 de junio de 2022.

La Sagrada Eucaristía es el Cuerpo y la Sangre del Señor Jesucristo instituido y dado a nosotros por Él en la Última Cena del Jueves Santo, la noche antes de morir por nosotros en la Cruz. Continuamos celebrando la Sagrada Eucaristía como Él nos mandó hacer en su memoria.  Él está plena y realmente presente, Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, en el Santo Sacrificio de la Misa, en la Sagrada Comunión que recibimos en la Santa Misa y dondequiera que estemos, y "En todos los tabernáculos del mundo, incluso hasta el fin de los tiempos.  Amén. (Las Alabanzas Eucarísticas)"