En el verano del 2019, el Centro de Investigación Pew (Pew Research Center, PRC) publicó los resultados de una encuesta realizada en febrero a 1,835 católicos adultos en los Estados Unidos sobre su creencia en la Eucaristía.  Otros numerosos estudios han sido realizados a lo largo de los años por varias organizaciones de investigación sobre la religión y la Iglesia Católica en particular.  Sin embargo, este "Estudio Pew", fue especialmente alarmante porque su tema se refería a una creencia central de la fe de la Iglesia Católica.  A través de respuestas a una variedad de preguntas, la Investigación Pew concluyó que "solo un tercio de los católicos estadounidenses (31%) están de acuerdo con su Iglesia en que la Eucaristía es el Cuerpo y la Sangre de Cristo".  Esto como "titular", llamó mucho la atención.

Es comprensible que tal estadística sea un grave motivo de preocupación en la Iglesia Católica de los Estados Unidos, especialmente entre los obispos, sacerdotes y aquellos a quienes se les confía la transmisión de la fe católica.  Sin embargo, antes de llegar a cualquier conclusión desesperada provocada por los sorprendentes titulares y los anuncios, debemos recordar que esta encuesta se llevó a cabo entre un grupo relativamente pequeño 1.835 --- del total de la población católica estadounidense que se identifica a sí misma, que asciende a más de 70.5 millones, aproximadamente el 21-22% de toda la población de los Estados Unidos.  A pesar de las encuestas de investigación similares y las consiguientes proyecciones de los medios de comunicación en sentido contrario, el número de católicos estadounidenses que se identifican a sí mismos se ha mantenido relativamente estable desde 2014.

También debemos tomar en cuenta que "católicos que se identifican a sí mismos" puede ser un término difícil de alcanzar.  Recordando la frase atribuida al escritor irlandés James Joyce en su novela de 1939 Finnegan's Wake, dice que "el catolicismo significa 'aquí viene todo el mundo'", debemos reconocer que la Iglesia Católica incluye "católicos que se identifican a sí mismos" en una variedad de circunstancias: mujeres y hombres bautizados, personas practicantes y no practicantes que se "autoidentifican", católicos en varios y diferentes niveles socioeconómicos-educativos, católicos jóvenes y adultos mayores,  católicos fervientes y devotos, y católicos "ocasionales" o esporádicos pero autoidentificados, católicos que se ocupan de cuestiones personales en desacuerdo con la enseñanza, las leyes y las prácticas católicas tradicionales, y así sucesivamente.  "Aquí viene todo el mundo", ¡de hecho!  La creencia en la Eucaristía puede producir diferentes entendimientos y expectativas en diferentes puntos de su experiencia de fe de la "fuente y cumbre de la vida cristiana".  El Señor Jesús instituyó la Eucaristía, sin embargo, para ser un medio de unidad en cada experiencia y circunstancia.  "Todos ustedes, tomen este pan y coman de él porque este es mi Cuerpo, entregado por ustedes".

Debo decir que lo que la Investigación Pew publicó en sus hallazgos no coincide con lo que escucho regularmente, encuentro y experimento entre los católicos de la Diócesis de Trenton, con quienes me reúno con frecuencia.  Aunque nuestras iglesias pueden no estar llenas y la asistencia a la Misa puede haber disminuido por varias razones, algunas conocidas y otras no --- católicos que participan en la Misa y las devociones eucarísticas tienen una fe profunda y permanente en la Eucaristía. Tomemos la experiencia de la reciente pandemia, por ejemplo.  Cuando nuestras iglesias cerraron brevemente y los católicos tuvieron que ver la Misa a través de una transmisión en vivo y hacer una "comunión espiritual", ¡la efusión de deseo entre muchos católicos de Trenton por la Eucaristía y otros sacramentos fue nada menos que abrumadora!

Cuando se enfrentó por primera vez a los resultados del "Estudio Pew", el conocido apologista católico el obispo Robert Barron respondió con alarma y enojo "porque mostró una formación deficiente durante generaciones en la Iglesia ("La encuesta sobre la creencia católica en la Eucaristía impulsa llamados a una mejor catequesis", Registro Católico Nacional, 19 de agosto del 2019). Es difícil describir lo enojado que me sentí después de leer lo que el último estudio de la Investigación Pew revela sobre la comprensión de la Eucaristía entre los católicos. Esto debería ser una llamada de atención para todos nosotros en la Iglesia --- sacerdotes, obispos, religiosos, laicos, catequistas, padres", --- el obispo Barron escribió en su blog del 6 de agosto del 2019, "que necesitamos retomar nuestro papel cuando se trata de comunicar incluso las doctrinas más básicas de la Iglesia". 

Estoy de acuerdo con el obispo Barrón cuando afirma en un comentario de video sobre el tema que "cualquier católico autentico sabe que esta es una enseñanza central, un principio básico del catolicismo". ("La Encuesta Pew Muestra que la mayoría de los católicos no creen en la 'Presencia Real', Reportero Católico Nacional, 9 de agosto del 2019)".  En algún momento del camino, nosotros --- todos nosotros --- de alguna manera "hemos cometido errores".

A pesar de la experiencia de la pandemia y su consiguiente confusión y ansiedad, el regreso de los católicos a la Iglesia, aunque gradual pero constante según lo informado por los pastores, plantea preguntas sobre las dudas subyacentes o la falta de comprensión entre aquellos católicos que no vienen o no han venido a la iglesia para la celebración de la Eucaristía.  Tenga en cuenta que el estudio de la Investigación Pew se realizó en el 2019 entre su segmento objetivo y la selección de la población católica de los Estados Unidos antes de que apareciera la pandemia del COVID.

¿Qué ha pasado? y ¿por qué?  son ciertamente preguntas importantes que deben estudiarse.  Las preguntas más importantes ahora, creo, son ¿a dónde vamos a partir de aquí y qué tenemos que hacer?

¡Catequesis, catequesis mucha y mejor catequesis son las respuestas!

En un artículo anterior, escribí que "la catequesis no es otra cosa que el proceso de transmisión del Evangelio, tal como la comunidad cristiana católica lo ha recibido, lo entiende, lo celebra, lo vive y lo comunica de muchas maneras. Tal vez, como revela o sugiere el estudio de la Investigación Pew, nuestra "catequesis" pasada lamentablemente se ha encontrado deficiente.  No hay mejor tiempo como el presente para corregir lo que falta allí, especialmente en lo que respecta a la Sagrada Eucaristía.

Nuestra fe y enseñanzas católicas se inspiran y confían en la Palabra de Dios como la fuente de su verdad.  Las Sagradas Escrituras, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento, están llenas de relatos constantes de la presencia de Dios entre nosotros.

Comenzando con el Libro del Génesis del Antiguo Testamento, leemos que después de la creación de Dios, se podía escuchar a Dios caminando en el Jardín (Génesis 3:8). El libro del Éxodo cita a Dios asegurándole a Moisés "mi presencia irá contigo, y te daré descanso (Éxodo 33:14)". Los Salmos proclaman que "las montañas se derriten como cera ante la presencia del Señor, ante la presencia del Señor de toda la tierra (Salmos 97:5)".  La lista de antiguas citas bíblicas y referencias a la presencia de Dios entre nosotros sigue y sigue.

Los Evangelios del Nuevo Testamento, por supuesto, se centran en el misterio de la encarnación de Dios en el Señor Jesucristo.  "Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros (Juan 1:14)".  Cuentan la historia del Señor Jesucristo, la presencia misma de Dios en la tierra.  "Dios envió a su único Hijo al mundo para que pudiéramos vivir a través de él (1 Juan 4:9)". Una y otra vez en los cuatro Evangelios y en los otros escritos del Nuevo Testamento, los autores sagrados reflexionan sobre el significado de la presencia del Señor Jesucristo entre nosotros: quién es él, por qué vino, qué ha dicho y hecho y qué ofrece su presencia a nosotros que creemos en él".

Toda la Sagrada Escritura nos lleva al momento de la Última Cena cuando el Señor Jesús tomó pan y vino sólo para convertirse en su mismo Cuerpo y Sangre, bendecido, partido y dado a sus discípulos y, a través de ellos y sus sucesores, a nosotros durante el resto del tiempo.  Me ordenó, "Haced esto en memoria mía". Y luego, por amor a los que vino a redimir por lo que siguió, murió y resucitó de entre los muertos.  "Observad todo lo que os he mandado.  He aquí, yo estoy con vosotros siempre, hasta el fin del mundo (Mateo 28:20)".

La Eucaristía es la forma en que el Señor Jesucristo está "con nosotros siempre".  Es la creencia central de nuestra fe católica: un misterio, un sacramento, la "fuente y cumbre de la vida cristiana".

En los siglos que siguieron hasta nuestros días, la Iglesia Católica y sus teólogos, maestros y predicadores han reflexionado sobre la Eucaristía en la fe, la catequesis y la vida espiritual de la Iglesia.  En la parte 3 de esta serie, consideraremos muchas de esas reflexiones y enseñanzas.