El momento clave de la conversión del corazón, actores de izquierda a derecha, Javier Pardo, Armando Melendrez, Cesar Ordoñez, Edwin Canil y D'angelo Ramos retratan la ordenación al sacerdocio del protagonista de "Todo a su tiempo", obra original de Jóvenes In Action, la pastoral juvenil de la Catedral Santa María de la Asunción, Trenton.
El momento clave de la conversión del corazón, actores de izquierda a derecha, Javier Pardo, Armando Melendrez, Cesar Ordoñez, Edwin Canil y D'angelo Ramos retratan la ordenación al sacerdocio del protagonista de "Todo a su tiempo", obra original de Jóvenes In Action, la pastoral juvenil de la Catedral Santa María de la Asunción, Trenton.
Mientras aplausos resonaban por el auditorio, Cesar Ordoñez, 19, se quedó pensativo después de su actuación como un joven rebelde que se convierte en sacerdote.

Ordoñez, el actor principal, dijo que apreció los temas de la obra y el mensaje de que nunca sea demasiado temprano o tarde “ponerse en el buen camino. Es importante compartir ese mensaje ampliamente”.

“Todo a su tiempo”, una obra original creada por el pastoral juvenil Jóvenes in Action en la Catedral Santa María de la Asunción, Trenton, fue un testimonio conmovedor a jóvenes que luchan por mantener la fe en estos tiempos tan complejos.

Eso dijeron los padres, miembros de la comunidad, catequistas y el clero que asistieron al estreno de la obra el 19 de enero en el gimnasio de la Catedral. Todos gozaron del orgullo que se compartían al reconocer que la obra salió de los corazones, mentes y observaciones de los más de 50 jóvenes que participaron.

La obra cuenta la historia del camino de un hombre joven de un lugar lejano en que rechaza a Dios al momento en que totalmente acepta la fe y hasta una vocación sacerdotal. La obra “dio un mensaje bueno a todos los jóvenes”, dijo Elena Zenquis, feligresa de la comunidad Catedral desde el 2003. “Anima a ellos a buscar a Dios”.

Esta fue la primera vez que Zenquis asistió una de las producciones originales de Jóvenes in Action. La obra fue la quinta consecutiva anual. Ella dijo que sin duda no será la ultima que ve. “Estoy tan contenta de haber venido”.

“Todo a su tiempo” se enfoca en la historia de Eduardo, un joven que prefiere festejar con amigos superficiales en lugar de rezar. El joven afronta una serie de decisiones muy comunes para la juventud del día de hoy y rechaza la fe hasta que, finalmente, gracias a la intercesión de su madre, Esperanza, y los esfuerzos duraderos de su defensor, el padre Ángelo, Eduardo opta por Dios.

Durante las casi dos horas, la audiencia de alrededor de 200 personas fue cautivada por la energía visible de los jóvenes actores. Varios cambios del escenario añadieron mucho a la producción, moviendo la acción elegantemente de la casa de Eduardo a una fiesta vivaz a una habitación del hospital a un cuarto de la cárcel y luego a una escena conmovedora de la ordenación. Los jóvenes usaron hielo seco para crear efectos en escenas que se llevaron a cabo en al cementerio.

Diane Cardona, la coordinadora de la pastoral juvenil de la Catedral Santa María, ha sido el espíritu creativo para la iniciativa desde su comienzo. Ella piensa que las producciones son una manera para presentar temas “cotidianos que muchos conocen” a fieles de toda generación. Es una manera de mover corazones e inspirar a los jóvenes a caminar con Jesús, compartió.

El guion de “Todo a su tiempo” es bilingüe de una manera semejante a las vidas de los jóvenes en sus casas y en la comunidad. “Cuando están afuera en la comunidad, los niños hablan inglés. Cuando están en la casa, hablan español. Lo hicimos así en la obra porque es lo que hacemos en nuestras vidas”.

Cardona siguió que “En realidad, la obra entera es un solo comentario sobre los problemas generales que vemos en el mundo de hoy. Vemos a muchos niños que se pierden en el mundo. Pierden el respecto por sus padres, por la Iglesia, y terminan en las calles. Muchos de ellos nunca vuelven”.

“Esta obra ofrece la esperanza a las personas que, sí, pueden volver, a pesar de lo que hayan hecho”, dijo.

Después del show, Carmen Miranda, quien ayuda en el programa de la educación religiosa de la Catedral, compartió que le encantó la obra. “Hay algo muy positivo en ver a los jóvenes de la comunidad oír y ver la misión de la Iglesia en el mundo”.

El padre Neiser Cardenas, vicario parroquial de la Catedral, abrió la obra con una bendición. “Es una oportunidad hermosa para que los jóvenes demuestren su talento y los inspira a reflexionar sobre el sacerdocio y servir a la Iglesia. La cosa más maravillosa es que les encanta participar en esto. Son increíbles juntos”.