Una mujer en mascarilla ora durante una Misa en la Catedral de Port-au-Prince, Haití. Foto CNS/Andres Martinez Casares, Reuters
Una mujer en mascarilla ora durante una Misa en la Catedral de Port-au-Prince, Haití. Foto CNS/Andres Martinez Casares, Reuters

En Latinoamérica y el Caribe, la necesidad de transcurrir terreno duro, pocos ministros y una falta de recursos son solo unos cuantos obstáculos que afrontan a los católicos y su práctica e la fe.

Para ayudar a los fieles que viven en áreas semejantes, la Conferencia de Obispo Católicos de los Estados Unidos invita a todos a participar en la colecta anual por la Iglesia de Latinoamérica el fin de semana del 23-24 de enero. La campaña del 2021, bajo el tema “Compartir su Fe” se enfocará en el liderazgo de laicos, catequesis, formación sacerdotal y religiosa, ministerios juveniles y con jóvenes adultos y otros programas más.

El obispo Octavio Cisneros, obispo emérito auxiliar de la Diócesis de Brooklyn y director del subcomité para la Iglesia de Latinoamérica para la conferencia episcopal de los EE. UU., reflexionó a través de un video grabado sobre cómo la colecta ha servido como una expresión concreta por la unidad y solidaridad de los católicos en los Estados Unidos y los de Latinoamérica y el Caribe desde hace más de 50 años.

“Los católicos siempre han seguido las enseñanzas de las Escrituras y tradición en reconocer a Cristo en los rostros de nuestros hermanos y hermanas”, dijo. “Ustedes avanzan ese trabajo a través de su apoyo a la Iglesia en Latinoamérica, donde las familias y jóvenes son discípulos hambrientos, pero afrontan desafíos en cuanto la geografía, pobreza y también desastres naturales”.

Por ejemplo, en noviembre del 2020, el subcomité para la Iglesia de Latinoamérica premió unos $3.2 millones de subvenciones para apoyar a la Iglesia en Latinoamérica y el Caribe, incluyendo áreas dañadas por desastres naturales como huracanes y terremotos. Para información sobre la colecta, incluyendo el reporte anual más reciente, se puede visitar https://usccb.org/latin-america.

Nicole Germain, directora asociada de promociones de la USCCB, también compartió un ejemplo de cómo la colecta benefició a la Diócesis de Jacmel en Haití. El dinero ayudó a más de 600 jóvenes de sus 31 parroquias a leer, orar y vivir el Evangelio durante el transcurso del programa que duró 21 días.

“Este mismo espíritu de alcance también estuvo en marcha en Haití durante la pandemia del COVID-19 cuando la Conferencia Episcopal de Haití inició una campaña de comunicación y formación pastoral para informar a la gente, especialmente a las personas en áreas remotas o marginalizadas, sobre el coronavirus y cómo para su difusión”, dijo.