La hermana misionera Xaviere, Nathalie Becquart, asiste a una conferencia de prensa en el Vaticano en esta foto de archivo del 9 de octubre de 2018. La hermana Becquart es una de seis consultoras nombradas por el papa Francisco para la secretar’a general del S’nodo de los Obispos. Foto CNS/Paul Haring
La hermana misionera Xaviere, Nathalie Becquart, asiste a una conferencia de prensa en el Vaticano en esta foto de archivo del 9 de octubre de 2018. La hermana Becquart es una de seis consultoras nombradas por el papa Francisco para la secretar’a general del S’nodo de los Obispos. Foto CNS/Paul Haring

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) – La hermana misionera Xaviere, Nathalie Becquart, no será la primera mujer subsecretaria de una oficina importante del Vaticano, pero si será la primera mujer con derecho a voto en una reunión del Sínodo de los Obispos.

El papa Francisco nombró a la hermana francesa como una de dos subsecretarios del Sínodo de los Obispos el 6 de febrero.

El otro subsecretario es el padre agustino Luis Marín de San Martín, a quien el papa Francisco nombró obispo el 6 de febrero.

Vatican News le preguntó al cardenal Mario Grech, secretario general del Sínodo de los Obispos, si la hermana Becquart, teniendo derecho a votar en el sínodo, abriría la posibilidad a que otras mujeres pudieran hacerlo también. Aunque el tema se ha planteado cada vez más en la sala del sínodo, hasta ahora solo los obispos y algunos sacerdotes y hermanos pertenecientes a órdenes religiosas han tenido voto.

El papa Francisco, respondió el cardenal Grech, ha "resaltado varias veces la importancia de que las mujeres se involucren más en los procesos de discernimiento y toma de decisiones en la iglesia", y en los sínodos recientes, el número de mujeres que participan como expertas u observadoras sin derecho a voto ha aumentado.

"Con el nombramiento de la hermana Nathalie Becquart y la oportunidad de que participe con derecho a voto, se ha abierto una puerta", manifestó el cardenal Grech. "Entonces veremos qué otros pasos se pueden tomar en el futuro".

La hermana Becquart, quien fue observadora en el Sínodo de Obispos de 2018 – que trataba sobre “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional” – fue nombrada consultora del Sínodo de Obispos en 2019. En ese momento, ella dijo a Catholic News Service que ese nombramiento era "un paso simbólico y efectivo hacia el nombramiento de más mujeres en la Curia, y refleja el deseo del papa Francisco de dar más lugares a las mujeres en todos los niveles de la iglesia".

La hermana Becquart, ex directora de evangelización juvenil y vocaciones de la Conferencia Episcopal Francesa, también expresó en aquella entrevista que estaba convencida de que vendrían más avances.

"Los cambios vendrán con la nueva generación a medida que más y más jóvenes, no solo mujeres jóvenes sino también hombres jóvenes, pidan la igualdad de las mujeres", dijo. Esperanza adicional proviene de que "cada vez más sacerdotes y obispos están hablando a favor de las mujeres. He visto una evolución; al principio, la cuestión de las mujeres en la iglesia era una cuestión (proveniente) de mujeres, y ahora también es una cuestión importante para muchos hombres, sacerdotes y obispos – ¡e incluso el papa!"

Sin embargo, no se podrá decir que existe una verdadera colaboración entre hombres y mujeres en todos los niveles de la iglesia hasta que haya "más mujeres en puestos de liderazgo y procesos de toma de decisiones", señaló.

Obviamente, el papa debería seguir nombrando mujeres para los consejos y dicasterios, dijo. Pero también tuvo otra idea: "Otro paso simbólico podría ser, por ejemplo, que le pidiera a una mujer que dirigiera un año el retiro espiritual de la Curia".