En el Libro del profeta Isaías, el profeta habla en el capítulo 43 con un Israel “en exilio”, de la “cautividad de Babilonia”, tal como se identifica este periodo. Intenta reorientar la atención de los israelitas de su vida pasada hacia algo nuevo, algo mejor, una manera de vida que promete la redención y la esperanza. “No temas”, dice el Señor, “que yo te he redimido; te he llamado por tu nombre; tú eres mío” (Isaías 43:1).

En el 2019, la Diócesis de Trenton, por el trabajo de nuestro director de las vocaciones el padre Jason Parzynski y su equipo de vocaciones, llevó a cabo el programa-parroquial “Llamados por Nombre”. El lema viene de las palabras del profeta Isaías al Pueblo de Israel.

Este esfuerzo de reclutar a hombres jóvenes cualificados al sacerdocio en nuestra Diócesis coincide con la Semana anual Nacional de las Vocaciones, el 7 al 13 de noviembre, por la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos. Es un tiempo enfocado en fomentar las vocaciones en las comunidades de la fe. La Diócesis también anima a las mujeres jóvenes a considerar las vocaciones a la vida consagrada a través de ordenes religiosas durante esta semana, pero la meta principal de “Llamados por Nombre” es para que las parroquias de los cuatro condados identifiquen a hombres jóvenes de sus feligreses quienes posiblemente tengan un llamado al sacerdocio aquí.

Al escribir a los párrocos y sacerdotes de nuestra Diócesis, el padre Parzynski, en las palabras del papa san Juan Pablo II, observó que “en el Año de la Eucaristía, recordamos que, sin los sacerdotes, no haya Eucaristía, y sin la Eucaristía, no haya Iglesia”.

Cada parroquia recibió materiales de “Llamados por Nombre” para usar los fines de semana del 6-7 de noviembre y del 13-14 de noviembre para comenzar y concluir la Semana Nacional de las Vocaciones. Las parroquias podrán publicar anuncios en sus boletines y hablar desde el púlpito, pero los feligreses, además que el clérigo y los líderes religiosos parroquiales, catequistas y ministros de la pastoral juvenil están invitados a recomendar a candidatos potenciales con las tarjetas que estarán en las bancas, para identificar a hombres que parecen tener una vocación sacerdotal. Entonces, el equipo vocacional hará seguimiento para conectar directamente con los individuales recomendados.

Otras diócesis de por el país que han participado en el programa “Llamados por Nombre” reportan grandes éxitos con este programa de alcance.

Durante mi servicio como presidente de la Universidad Católica de América, yo solía preguntar a los hombres jóvenes si habían pensado en una vocación al sacerdocio. Fue muy común que me respondieran, “Nadie me ha preguntado eso nunca”.

En el Evangelio según san Mateo, comparando a las multitudes con “un rebaño sin pastor” y también en el Evangelio según san Lucas, Jesús dijo a sus discípulos, “La cosecha es abundante, pero son pocos los obreros; Pídanle, por tanto, al Señor de la cosecha que envíe obreros a su campo” (Mateo 9:38); Lucas 10:2). Ahora, más que nunca, tenemos que escuchar y responder a su mensaje.