WASHINGTON OSV News – Decenas de miles de defensores pro-vida acudieron a la capital de la nación para la 50ª Marcha por la Vida el 20 de enero – la primera marcha nacional desde la anulación de la decisión Roe vs. Wade de la Corte Suprema de EE.UU. en 1973 que inicialmente provocó la manifestación anual.

De pie en el escenario del evento en el National Mall, con el Capitolio de los EE.UU. visible al fondo, Jeanne Mancini, presidenta de la Marcha por la Vida, dijo a los asistentes a un mitin previo a la Marcha que "el país y el mundo cambiaron" cuando Roe se revirtió en junio 2022. Pero dijo que la Marcha por la Vida anual continuaría en Washington hasta que el aborto sea "impensable".

"Si bien la Marcha comenzó como una respuesta a Roe, no terminamos como una respuesta a la anulación de Roe", dijo Mancini. "¿Por qué? Porque aún no hemos terminado".

La Marcha tuvo lugar en un día soleado e inusualmente cálido en Washington. El recuento de asistentes no estuvo disponible de inmediato, ya que el Servicio de Parques Nacionales no publica estimaciones del tamaño de la multitud.

La Marcha Nacional por la Vida tuvo lugar por primera vez en Washington en 1974 en respuesta a la decisión de Roe que legalizó el aborto en todo el país el año anterior. La protesta ha tenido lugar en Washington cada año desde entonces, con un evento de menor escala durante la pandemia de COVID-19 en 2021.

El evento de 2023 fue la primera Marcha por la Vida nacional desde el fallo del tribunal superior de junio de 2022 en Dobbs vs. Jackson Women's Health Organization que anuló Roe y devolvió la capacidad completa de regular o restringir el aborto a las legislaturas estatales.

En el mitin previo a la Marcha, la banda cristiana "We Are Messengers" dio un concierto, seguida de varios oradores, incluido Jonathan Roumie, conocido por su papel de "Jesús" en la serie de televisión "The Chosen"; el ex entrenador en jefe de Indianapolis Colts Tony Dungy; la representante estatal demócrata de Connecticut Trenee McGee, y Gianna Emanuela Molla, hija de Sta. Gianna Beretta Molla. Canonizada en 2004, Sta. Gianna dio su vida por Giana Emanuela, eligiendo seguir adelante con su cuarto embarazo incluso después de que los médicos descubrieran un tumor en su útero.

Molla les dijo a los asistentes al mitin que agradece a su "santa mamá" por el regalo de la vida. "No estaría aquí ahora con todos ustedes si no me hubieran amado tanto", dijo.

Roumie tomó una foto de la multitud detrás de él desde el escenario, les dijo a los manifestantes que se etiquetaran en las redes sociales y bromeó que él es el "Jesús de la televisión", no el verdadero.

"Dios es real y está completamente enamorado de ti", dijo, y agregó que cada persona es amada individualmente por Dios.

"Recuerden mis queridos amigos, sabemos cómo termina la historia: Dios ganó", dijo Roumie.

El mitin también contó con algunos legisladores de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos. El representante Chris Smith de Nueva Jersey, un republicano católico y copresidente del Caucus Pro-Vida del Congreso, dijo en la manifestación: "Las generaciones futuras algún día mirarán hacia atrás y se preguntarán cómo y por qué una sociedad que se jactaba de su compromiso con derechos humanos podría haber sancionado legalmente" el aborto.

"La injusticia del aborto no tiene por qué ser para siempre, y con su trabajo y oraciones continuos, no será así", dijo Smith.

Antes de hablar ante el mar de manifestantes pro-vida en el National Mall, la fiscal general de Mississippi, Lynn Fitch, quien argumentó el caso Dobbs ante la Corte Suprema, dijo a OSV News que "empoderar a las mujeres y promover la vida" eran los siguientes pasos después de Roe.

"Algunas de las cosas de las que estamos hablando y promoviendo legislación en Mississippi son las opciones de flexibilidad en el lugar de trabajo, particularmente para las madres", dijo. "Perdemos madres jóvenes porque no tienen ninguna opción. No tienen esa flexibilidad. Debemos tener cuidado de niños. Tiene que ser asequible, accesible y de calidad".

Fitch dijo que quiere ver que el movimiento pro-vida haga "algunos esfuerzos significativos" para impulsar leyes que mejoren el cumplimiento de la manutención infantil y la reforma de los sistemas de adopción o cuidado tutelar.

"(Estos sistemas) les están fallando a nuestros hijos; están rotos", dijo Fitch. "Tenemos que hacer que esos (cambios) sucedan y poner a esos niños en estas familias amorosas".

Hablando con OSV News en la Marcha, Kristan Hawkins, presidenta del grupo pro-vida Students for Life of America, dijo que el próximo frente del activismo de su organización se centrará en combatir la propagación del aborto con medicamentos. Hawkins dijo que el movimiento pro-vida también debería enfocarse en ampliar la red de seguridad social y sus objetivos restantes a nivel federal, como despojar a Planned Parenthood, el proveedor de abortos más grande del país, de los fondos de los contribuyentes.

"Estamos caminando, corriendo y masticando chicle, todo al mismo tiempo", dijo.

“Tenemos mucho por hacer como nación, especialmente sensibilizar a sus ciudadanos”, dijo a OSV News Isalyn Aviles Rodríguez, quien vino a la Marcha desde Miami. Ella dijo que estaba motivada para marchar porque “la nación necesita saber que los niños son parte del plan de Dios desde la concepción hasta la muerte natural”.


Como en años anteriores, la Marcha también atrajo a jóvenes defensores de la vida. Angeline Moro, de 14 años, de Trenton, Nueva Jersey, asistió al evento para aprender a alzar la voz en defensa de los más vulnerables.

"Todos necesitamos tener la oportunidad de vivir", dijo Moro.

En varios eventos previos a la Marcha, los defensores de la vida se unieron en oración y solidaridad.

En la Misa de apertura del 19 de enero de la Vigilia Nacional de Oración por la Vida, la noche anterior a la Marcha, el Obispo Michael F. Burbidge de Arlington, Virginia, dijo en su homilía que el movimiento pro-vida tiene "mucho que celebrar" porque Roe v. Wade "ya no existe".

Pero, agregó, una "nueva etapa importante" para la causa de la vida "comienza ahora".

"Nuestros esfuerzos para defender la vida deben ser tan incansables como siempre" no solo para cambiar las leyes sino también los corazones "con una fe firme en la gracia y el poder de Dios para hacerlo", dijo el Obispo Burbidge, presidente del Comité de Actividades Pro-Vida de la Conferencia de Obispos Católicos de EE.UU.

El evento, realizado en la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción en Washington, atrajo a entre 6,000 y 6,500 personas, con la mayoría de la congregación llenando la Gran Iglesia Superior. Docenas también vieron la Misa a través de pantallas en el nivel inferior de la basílica.

El Arzobispo Christophe Pierre, nuncio apostólico en los EE.UU., leyó un mensaje del Cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, emitido en nombre del Papa Francisco, quien impartió su bendición a todos los participantes en la Marcha por la Vida.

"Su Santidad confía en que Dios Todopoderoso fortalecerá el compromiso de todos, especialmente de los jóvenes, de perseverar en sus esfuerzos encaminados a proteger la vida humana en todas sus etapas, especialmente a través de medidas legales adecuadas promulgadas en todos los niveles de la sociedad", dijo el mensaje.

La Misa fue seguida por una "Hora Santa por la Vida" en la basílica, que dio inicio a una serie de Horas Santas de devoción eucarística durante toda la noche en las diócesis de todo el país. El Obispo auxiliar Joseph L. Coffey de la Arquidiócesis de los Estados Unidos para los Servicios Militares celebró una misa a las 8 a.m. el 20 de enero para cerrar la vigilia.

Mientras tanto, cientos de adolescentes y adultos jóvenes de la Arquidiócesis de Washington se reunieron en la Catedral de San Mateo Apóstol para la Misa de Celebración y Acción de Gracias por la Vida de los Jóvenes, donde el Padre Robert Kilner de Solomons, Maryland, instó a los jóvenes en su homilía a ser "testigos a la vida, testigos de la verdad de que toda vida importa".

“Oren y tengan confianza en que Dios puede y hará grandes cosas”, dijo. Testimoniar con la forma en que aman a su familia y especialmente a los más pequeños, más desvalidos que los rodean. Testimoniar con sus palabras en defensa de los no nacidos, testimoniar la misericordia de Dios, invitando a todos a volver a la alegría de la confesión.

El Cardenal Wilton D. Gregory de Washington, el principal celebrante de la Misa, dijo que era "una alegría especial para mí poder celebrar esta Eucaristía con ustedes, nuestra Iglesia joven, alegre y feliz".

Al otro lado de la ciudad, en el Entertainment & Sports Arena en el vecindario de Congress Heights de Washington, otro nuevo evento previo a la Marcha dio la bienvenida a una multitud pro-vida con entradas agotadas. Patrocinado por las Hermanas de la Vida y los Caballeros de Colón, Life Fest atrajo a unas 4,200 personas, la mayoría de ellos adolescentes y adultos jóvenes, para un programa de oración, música de adoración y testimonios personales que concluyó con adoración eucarística y Misa.

"La ley ha cambiado... (pero) los corazones deben cambiar para promover una cultura de vida en esta nación", dijo la Hermana de la Vida Mariae Agnus Dei a OSV News. "Algunas de las batallas más importantes están frente a nosotros".

Celebrar "el don de la vida y la belleza de la persona humana" es esencial para esa tarea, dijo.

Los miles de asistentes a estos eventos luego ingresaron al National Mall, donde se reunieron en el mitin del mediodía y se prepararon para comenzar la marcha una hora más tarde.

Con el derrocamiento de Roe, los organizadores habían planeado una ruta de marcha reelaborada, lo que resultó en un nuevo destino final: el Frente Este del Capitolio de EE.UU., que simboliza los nuevos objetivos del movimiento. Sin embargo, las restricciones sobre el uso de palos para la señalización impuestas por la Policía del Capitolio de EE.UU. después del disturbio del 6 de enero de 2021 en el Capitolio dieron como resultado que la ruta pasara por el Frente Oeste. Por quincuagésima vez, la marcha nacional terminó en el mismo lugar: ante las gradas de la Corte Suprema de los Estados Unidos.

Morgan Ehlis, estudiante de la Universidad de Mary en Bismarck, Dakota del Norte, dijo a OSV News que estar en Washington con "personas de ideas afines" fue una "experiencia abrumadora".

"Estoy agradecida de ser pro-vida", dijo Ehlis. "Seguro, es estar nadando contra la corriente, pero (este es un) gran grupo de apoyo que tenemos".

Kate Scanlon es una reportera nacional de OSV News que cubre Washington. Julie Asher, Gina Christian, Marietha Góngora y Kurt Jensen contribuyeron a este artículo.