Josue Arriola, director de Evangelización y Vida Familiar, da su presentación de Arte de la Catequesis a una audiencia de catequistas que hablan el español. 
Foto de Ameriquin Dalmasy-Laccetti
Josue Arriola, director de Evangelización y Vida Familiar, da su presentación de Arte de la Catequesis a una audiencia de catequistas que hablan el español. Foto de Ameriquin Dalmasy-Laccetti
En preparación para el nuevo año catequético, el pasado 26 y 27 de agosto la Diócesis de Trenton celebró el primer cursillo para catequistas en español que tuvo lugar en la Co-Catedral St. Robert Bellarmine en Freehold. Alrededor de 70 catequistas asistieron al evento “El Arte de la Catequesis” el cual fue presentado en tres sesiones de dos horas cada una durante dos días. Entre las sesiones del cursillo se habló sobre las prácticas de docencia, como conocer a sus niños, estar bien preparados con su material, conocer las políticas de la parroquia, que entre otros temas,  sirven a los catequistas en su práctica.

Parte del equipo responsable por el evento fueron Denise Contino, la directora de catequesis de la diócesis y los  presentadores Josue Arriola, director de evangelización y vida familiar, y Sandra Lopez, coordinadora de iniciativas del ministerio hispano.  Ellos dieron la bienvenida a catequistas de # parroquias de la Diócesis.

Arriola comentó que muchas de las personas que asisten a estos cursillos, es la primera vez que dan catequesis, y muchos están nerviosos. La información que se está ofreciendo aquí es les dan las herramientas necesarias para hacer un buen trabajo. “El deseo ellos lo tienen, pero el material tal vez no lo tienen. El propósito es ayudar a los catequistas a que ayuden a sus niños a tener una relación con Jesucristo y que al ir creciendo en la relación con Jesucristo lleguen a entender las reglas que vienen con esa relación” Arriola expresó.

Por su parte, Lopez comentó estar muy contenta de la exitosa participación de la comunidad hispana en este primer evento en español. “Muchos estuvieron llamando todavía para registrarse pero habrá una próxima oportunidad para los que no pudieron asistir”. Añadió que muchos de los participantes tienen experiencia previa pero otros apenas empiezan como ayudantes y se beneficiarán de la formación ofrecida durante el cursillo.

Entre los participantes estaban Pilar Murillo de Carrillo y Nora Forero, de la parroquia Santa Rosa de Lima de Freehold. Murillo ha enseñado catecismo por 17 años y empezó como ayudante. Comentó “Que bueno que ahora se dio el cursillo en español porque cuando yo tuve la oportunidad de venir se hizo en Inglés y yo no domino el ingles tan bien como el español, pero aun así gracias a Dios, pude reforzar en muchas cosas y aplicarlo a lo que estoy enseñando, entonces fue muy fructífero. Siempre, uno va aprendiendo”. Forero apenas ha empezado como ayudante de catequista precisamente por el problema del idioma. “Yo estoy muy motivada, yo quiero hacer lo mejor por estos niños y tan pronto me dijeron que iba a haber este curso inmediatamente me registré. Si hubiese sido en Inglés hubiese venido pero no sé qué tanto hubiese conectado”.

Entre otras parroquias presentes estuvieron varios representantes de Jesus, el Buen Pastor en Burlington. Ana Reyes, Eneida Perez y Celia Pleitez expresaron el querer servir a su comunidad quienes no solo se comunican en español sino también en inglés y portugués. “Estos cursillos nos ayudan a refrescar la memoria y a recargar baterías. También a aprender cosas nuevas con la esperanza de traerlas a estos jóvenes de nuestras parroquias y a seguir levantando a nuestras parroquias y ayudando a nuestros párrocos. Constantemente a nuestra comunidad siempre está llegando gente nueva, inmigrantes, gente que necesitan los sacramentos ya sea bautismo, confesión, comunión y confirmación. Estamos siempre en la espera de esa gente que trae esa sed y ganas de aprender, para nosotros enseñarles. Por eso esto nunca termina” comentó Perez

“La catequesis es algo que usted vive y que lo transmite por que lo ha experimentado” comentó Celia Pleitez. Durante este primer cursillo de catecismo en español se hizo evidente el compromiso que la diócesis y su equipo tienen en preparar a la comunidad en este nuevo año catequético. Al mismo tiempo se manifestó la devoción y entrega de la comunidad de catequistas hispanos que estuvieron presentes.

 

Para leer esto en inglés, haga clic AQUÍ.