María Gómez de la Parroquia San José, Trenton, prepara un plato de habichuelas con dulce. Ella comparte la receta para la comida cuaresmal que aprendió de su madre, Ofelia Peralta, en la República Dominicana. Foto de cortesía
María Gómez de la Parroquia San José, Trenton, prepara un plato de habichuelas con dulce. Ella comparte la receta para la comida cuaresmal que aprendió de su madre, Ofelia Peralta, en la República Dominicana. Foto de cortesía

Por María Gómez | Parroquia San José, Trenton

Las habichuelas con dulce nacieron en la zona fronteriza. Se las prepara sobre todo para el Viernes Santo de Semana Santa. Son un plato exclusivo de la República Dominicana. Muchos se preguntan de dónde surge este rico plato y cómo se hace. El sociólogo Dagoberto Tejada explica que fue tras la migración de Francia al país. Él explica que cuándo llegaba la Semana Santa, que significa un proceso de sacrificio y sufrimiento en la tradición católica dominicana anual, el plato se hizo muy popular durante los Jueves Santos. Los amigos y familiares iban llevando cada uno un poco de dulce hecho en casas que se iba colocando en un plato y acumulándose hasta cuando llegara el Domingo de Resurrección. Entonces, se hizo un símbolo a nivel nacional durante la Semana Santa. Reitero que este exquisito plato sólo se encuentra en la República Dominicana: una tradición orgullosa que, al gozar de ellas, uno se dominicaniza.

Ingredientes y direcciones: 

1 libra de habichuela (frijoles)

Se hierven hasta que se ablanden. Cuando se enfríen, licuarlas y colar la crema de la habichuela.

Poner a parte un caldero de agua por mitad, con 5 estilas de canelas, una cucharadita de sal, clavos dulces, una cáscara de limón. Cuando tome su color, echarle el licuado de la crema de habichuela.

Seguido un litro o 2 de leche entera, también echarle 2 latas de leche evaporada “carnección”, 1 lata de leche de coco, azúcar morena, vainilla al gusto, pasas, batatas dulces coreanas, y seguir moviendo hasta que se especie la dulce crema. Ya estará lista para comer. Cuando se enfríe, al final se le echa las dulces galletitas de leche redondas y pequeñitas por encima.

 ¡BUEN PROVECHO!

 

MIRA LA EDICIÓN VIGENTE DE EL ANZUELO AQUÍ.